Benjamin Lacombe

http://www.benjaminlacombe.com/

A Benjamin Lacombe le gustan los cuentos de hadas casi tanto como a esos niños que no saben distinguir entre la lógica de la realidad y el caos de los sueños. Cada una de sus ilustraciones es un producto de la fantasía en el que se revelan muchas y variadas lecturas. Ahí radica su magia.

Sus obras provocan una sensación curiosa y fascinante. Pese a un leve toque caricaturesco, inspiran fragilidad, elegancia y melancolía, como si naciesen del pincel de un ilustrador del XIX: uno de esos cuyo romanticismo y distinción nos empeñamos en recordar.

Sin embargo, más allá de esa primera impresión, nos encontramos con un artista no demasiado lejano del imaginario de otros soñadores contemporáneos, como el propio Tim Burton.

Lacombe nació en París en 1982. Su ingreso en la prestigiosa École Nationale Supérieure des Arts Décoratifs de Paris (ENSAD) tuvo lugar en 2001.

Mientras asistía a clase, probó suerte en el mundo profesional, sobre todo en los ámbitos de la publicidad y de la animación.

Solo tenía diecinueve años cuando editó su primer cómic. De ahí en adelante, los encargos más diversos nunca han dejado de reclamar su interés.

Con todo, pronto se dio cuenta de que el libro ilustrado para niños era una fórmula ideal para plasmar sus inquietudes creativas.

De hecho, Cerise Griotte, el álbum que ideo como proyecto de fin de carrera, llamó la atención de la editorial Seuil Jeunesse, que lo imprimió con muy buena acogida crítica en 2006.

Su exitoso lanzamiento en Estados Unidos gracias al sello Walker Books convirtió a Lacombe en una celebridad en el mundo editorial, sobre todo desde que Times Magazine destacó Cerise Griotte como uno de los diez mejores libros para niños publicados en 2007.

En lo sucesivo, el ilustrador se convirtió en colaborador habitual de Seuil Jeunesse, que vende los derechos de traducción a editoriales de medio mundo: Barefoot Books, Edelvivives, Hemingway Korea, Milan y Walker Books, entre otras.

De la profunda belleza de sus creaciones dan testimonio las muestras organizadas en galerías como Ad Hoc Art (Nueva York), L’Art de rien (Paris), Dorothy Circus (Roma) y Maruzen (Tokio).

Anuncios